Hakuna Matata
Hola Invitado al foro!, si te gusta El Rey León, los perritos, los helados, etc... este es tu lugar ideal, ven y disfruta de una gran aventura en este club, invita a tus amigos para que socialicemos juntos Very Happy
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Colaboremos con la actividad
Lun Dic 12, 2016 6:47 pm por Wisteria

» El Rey León 2: el reino de Simba
Lun Dic 12, 2016 4:42 pm por Wisteria

» El Rey León
Lun Dic 12, 2016 12:00 pm por Wisteria

» ¡Hemos añadido nuevos emoticones!
Dom Dic 11, 2016 7:29 pm por Wisteria

» Información: lion points
Sáb Dic 10, 2016 8:39 pm por Wisteria

» ¡Buscamos Staff!
Jue Dic 08, 2016 3:56 pm por Wisteria

» ¡Se han añadido soy fan!
Dom Dic 04, 2016 10:55 am por Wisteria

» Información: rangos
Dom Dic 04, 2016 10:51 am por Wisteria

» [Juego] Respuestas incorrectas de El Rey León
Lun Nov 07, 2016 1:12 pm por Wisteria

Image and video hosting by TinyPic


Compañeros

Crear foro

Foroactivo en Facebook Pagina Foroactivo en Facebook YouTube de ForoactivoTV Foroactivo en Twitter

¡Bienvenidos a HM!, ¡Registrate, conectate y conocerás la magia en este gran foro!
- - -

El Rey León 2: el reino de Simba

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Rey León 2: el reino de Simba

Mensaje por Wisteria el Lun Dic 12, 2016 4:42 pm

En El Rey León 2: Simba's Pride, se revela que las hienas no eran las únicas aliadas de Scar. También había seguidores entre los leones, y estos son expulsados por Simba a las Lejanías (las tierras sombrías que Mufasa sabiamente prohibía a Simba cuando este era un cachorro).

Son estos leones rebeldes (llamados Los Desterrados/Forasteros, y Outlanders en la versión original), los que conformaban la manada de Scar cuando este era rey, más que la manada de Mufasa que estaba prácticamente en calidad de esclavitud.

Una vez que Simba destierra a los traidores, se encarga junto con su esposa, Nala, de criar a su pequeña hija, Kiara. Kiara no obstante resulta ser tan audaz y aventurera, como lo era Simba de cachorro, y un día, burlando la protección de sus niñeros Timón y Pumba, llega hasta el límite de las Lejanías. Ahí, accidentalmente, choca con un cachorro forastero. Al principio este se muestra algo agresivo, pero cuando ambos son atacados por un grupo de cocodrilos hambrientos, y logran escapar por poco, terminan haciéndose amigos. Están a punto de comenzar a jugar, cuando son interrumpidos por el furioso y paranoico Simba, quien había estado buscando a Kiara. Al mismo tiempo, de la hierba emerge Zira, la madre del cachorro. Zira se dispone a atacar a Simba, pero desiste cuando llegan Nala, las otras leonas y también Timón y Pumba. Entonces procede a presentar a su cachorro, Kovu, informando a Simba que Kovu fue el elegido por Scar, para ser su sucesor (Hijo adoptivo de Scar). Inundado de rencor contra los seguidores de Scar, Simba ordena a Zira abandonar las Tierras del Reino, recordándole que está penado regresar desde las Lejanías. Zira se va con Kovu, no sin antes declarar la guerra a Simba y su manada.

Simba y su manada regresan a la Roca del Rey, y Simba reprende (con mucha más suavidad que Mufasa), a Kiara por haber desobedecido sus órdenes, pues él hizo lo mismo que su hija cuando era un cachorro. Luego, le explica lo importante que es la unión entre todas las especies para conservar el Ciclo de la Vida.

Mientras tanto, en las Lejanías, Zira reprende bruscamente a Kovu por acercarse a la hija de Simba, recordándole que fue este quien asesinó a Scar (cosa que en realidad no es verdad, ya que fueron las hienas quienes ¿asesinaron? a Scar). Pero entonces Zira descubre que en realidad, es buena idea utilizar a Kovu para llegar hasta Simba. Satisfecha, procede a declarar ante sus seguidores que pronto podrán regresar al poder, y que Kovu será la clave para lograrlo.

Pasa el tiempo, y Rafiki, el viejo mandril, sigue con atención las vidas de Kiara y Kovu, preocupado porque sabe que Kovu eventualmente, llegará para asesinar a Simba. Pero Mufasa, con quién Rafiki tiene el poder de comunicarse, le informa que tiene un plan para evitarlo, y que este es unir a Kovu y Kiara. Rafiki duda que esto funcione, pero se compromete a llevar a cabo el plan de su antiguo amigo y soberano.

Finalmente el entrenamiento de Kovu está completo; él es ahora un adulto joven lleno de odio hacia Simba. Zira le ha convencido, de que su destino es matar al rey, vengando la muerte de Scar y recobrando su trono.

Kiara por su parte también ha crecido, y está a punto de comenzar su primera cacería, durante la cual intentara atrapar una presa por su cuenta. Simba está muy preocupado de que algo pueda pasarle, pero Kiara le hace prometer que le deje hacerlo sola. Simba acepta, pero luego sin que nadie lo note, envía a Timón y Pumba a seguirle los pasos.

Cuando Kiara se da cuenta, se enfurece, pensando que Simba jamás le dará la oportunidad de probarse a sí misma, y huye de las inmediaciones de la Roca del Rey. No obstante, esto es lo que Zira estaba esperando; ella envía a sus hijos Vitani y Nuka, hermanos de Kovu, para que prendan fuego a las praderas. Aterrada, Kiara intenta huir pero el fuego la rodea, y finalmente queda atrapada en un peñasco, donde se desmaya por efecto del humo y del agotamiento. Kovu aparece entonces y la rescata, llevándola de regreso a la Roca del Rey. Zazú, el mayordomo de Simba, observa esto desde el aire y se apresura a informar a Simba.

Mientras tanto, Kiara despierta y descubre que el león que la ha salvado es Kovu. Ella se alegra de verlo después de tanto tiempo, pero Simba lo recibe con rudeza, pues no ha olvidado lo que Zira ha dicho, y cree que Kovu es el heredero de su odiado tío Scar.

No obstante, por gratitud por haber salvado a Kiara, Simba acepta a regañadientes, que Kovu se una a la manada, completando así la segunda fase del plan de Zira. Simba muestra que los años lo cambiaron, ya que aquí se deja ver que es bastante ingrato y prejuicioso.

Esa noche, Kiara da las gracias a Kovu por rescatarla, pero él se burla de ella diciendo con sarcasmo que no podría sobrevivir ni tres días con sus pésimas habilidades de cacería. Kiara entonces lo reta a que le enseñe, a lo cual Kovu acepta.

Esa noche, Simba tiene una pesadilla en la cual se ve a sí mismo (como un adulto) intentando salvar a su padre de caer nuevamente en el cañón por el que huye la estampida de ñúes (como en la primera película). No obstante, Scar se encuentra por encima de él, en el borde del precipicio, y clava sus garras violentamente en el brazo de Simba, evitando que este rescate a Mufasa. Mufasa cae al fondo del cañón, y cuando Simba se vuelve a mirar a Scar, este se transforma en Kovu, quien a su vez arroja a Simba al vacío. Simba despierta en este momento, asustado.

A la mañana siguiente Simba se dirige a una charca para beber, observado por Kovu, quien está escondido detrás de una roca listo para atacar. No obstante, Kiara lo distrae recordándole que ha prometido enseñarle a cazar. Kovu pierde la oportunidad de atacar a Simba y decidió hacerlo luego, y se retira junto con Kiara (que no se ha dado cuenta de nada y lo llama con su carisma alegre).

Más tarde, Kovu está enseñando a Kiara estrategias de acecho, y casualmente encuentran a Timón y Pumba, quienes les piden ayuda para espantar a una bandada de pájaros que no les permiten comer en un campo de insectos. Kiara y Kovu comienzan a perseguir a los pájaros por diversión, y a la vez sintió adrenalina al huir de rinocerontes, algo que Kovu jamás había hecho porque toda su vida fue dedicada a entrenarse para luchar (inclusive luego de rugir para espantar a las aves y correr al lado de Kiara le pregunta si eso es entrenamiento). Finalmente Kovu se relaja y termina dejando de lado su propósito anterior. También Kiara y Kovu empiezan a enamorarse después de que accidentalmente se besan.

Cuando anochece, Kovu intenta revelarle a Kiara su anterior propósito, pero no se atreve a hacerlo e intenta irse. No obstante, es detenido por Rafiki, que siguiendo el plan de Mufasa intenta unir a ambos leones. Rafiki los lleva a un lugar especial llamado Upendi (significa "amor" en swahili), en donde Kovu y Kiara se enamoran aún más.

Cuando ambos regresan a la Roca del Rey, Simba se muestra mucho más blando con Kovu y le permite entrar a la caverna donde duermen los demás leones. En esos momentos, la hermana de Kovu, Vitani, está escondida bajo la roca del rey, y se da cuenta de que Kovu no está cumpliendo con su misión. Ella informa a Zira, quién, furiosa, decide que es tiempo de tomar el asunto, por sus propias manos.

Al día siguiente, Kovu está dispuesto a confesar todo a Kiara, pero Simba los interrumpe e invita a Kovu a dar un paseo para explicarle la verdadera historia de Scar. Ahora Kovu está convencido de que Scar no era más que un asesino, y ya no desea en absoluto ser su heredero. Pero, mientras pasean por el área de las llanuras que habían sido incendiadas, Simba y Kovu son rodeados por Zira y su manada. Simba es atacado, y aunque Kovu intenta ayudarlo, es en vano. Simba, gravemente herido, intenta escapar por el cañón donde, hace años, cayó Mufasa, y comienza a escalar por una enorme pila de troncos. Kovu aparece sobre el precipicio, y Zira le ordena atacar a Simba, pero Kovu retrocede. Entonces Nuka, el hijo mayor de Zira, que todo este tiempo había sido despreciado por su madre en favor de Kovu, se lanza en persecución de Simba en un intento por impresionar a Zira. Logra atrapar a Simba por un tobillo, pero los troncos no pueden soportar su peso y resbala. Varios troncos caen sobre Nuka, Simba escapa y huye a la Roca del Rey.

Kovu intenta ayudar a Nuka, pero Zira lo arroja a un lado y quita los troncos que cubren a su hijo mayor; es demasiado tarde. Nuka aparentemente muere, y todos los Forasteros, se reúnen a su alrededor a rendirle honores.

Simba mientras tanto, es llevado de regreso a la Roca del Rey por Timón, Pumba y Kiara, demasiado débil para caminar por sí solo, previamente Kiara pidió a Zazú, el mayordomo de Simba, que consiguiera alguna ayuda.

Entretanto, Zira, furiosa por haber perdido a Nuka, ataca a Kovu arañándolo en la cara, y dejándole una cicatriz en el ojo izquierdo, igual a la que tenía Scar. Zira acusa a Kovu de causar la muerte de Nuka y de traicionar a Scar y a su manada. Kovu responde que ya no tiene nada que ver con Scar, y huye hacia las Tierras del Reino. El plan de Zira ha fracasado por poco, pero ahora que Simba se encuentra gravemente herido y débil, ella decide que es tiempo de atacar; ella y su manada se disponen a atacar a Simba y los suyos esa misma noche.

Más tarde, Kovu llega a la Roca del Rey, donde intenta explicar a Simba, que no tuvo que ver con la emboscada. Pero Simba ha visto confirmados sus temores y se niega a perdonar a Kovu, condenándolo al exilio. Kiara, sabiendo que Kovu es inocente, y que vino a pedir el perdón de Simba porque la ama, le dice que nunca podrá ser igual que Mufasa, horrorizando a su padre, y luego huye de la Roca del Rey y lo busca por las praderas, encontrándolo finalmente en la zona que fue quemada. Después de una escena romántica y verse como uno solo en sus reflejos, Kovu le propone a Kiara huir de las Tierras del Reino, para formar su propia familia, pero Kiara lo convence de que su lugar está con su manada, y que sí ellos huyen, sus manadas quedarían divididas. En las Tierras del Reino, Simba ya se había dado cuenta de la ausencia de Kiara, luego de que Timón le explicó lo que sucedió con ella, pero no tiene tiempo de buscarla, ya que Zazú le informa que Zira y los suyos se acercan, dispuestos a una batalla decisiva. Simba reúne a su esposa Nala, a sus fieles amigos Timón y Pumba y a las otras leonas y se enfrenta a Zira en el borde del cañón. Comienza la batalla, pero sorpresivamente las leonas de Zira, han sido entrenadas por ella hace años para luchar, y muy pronto obtienen la ventaja. El herido rey no es rival para las leonas de Zira, y finalmente, esta se dispone a matarlo personalmente. Pero justo a tiempo, Kiara y Kovu llegan y se enfrentan a sus respectivos progenitores. Kovu reta a Zira diciendo que mientras él este ahí, Zira no lastimará a Kiara ni a Simba, y Kiara a su vez intenta le dice a su padre que ellos, y los forasteros son iguales, y que deben estar unidos. Simba demuestra ser un caprichoso, no aceptando, pero su hija le dice: "Un sabio rey me dijo que somos clan, entonces no le entendí, ahora sí". Simba recapacita y finalmente acepta, lo mismo que Vitani, la hermana de Kovu. Pero Zira no acepta esta decisión y amenaza a Vitani diciéndole que si no pelea, morirá. Al oír esto, los demás forasteros, deciden que no quieren seguir a Zira, y se pasan al lado de Simba. Simba invita a Zira a olvidar el pasado, pero Zira sigue siendo ferozmente leal a Scar y lejos de aceptar su derrota, ataca a Simba a traición. Pero Kiara se interpone en mitad del ataque de Zira; ambas leonas resbalan por el precipicio. Kiara consigue pararse en un risco, y Zira queda colgada de una pared vertical de roca, sujeta con sus garras. Simba se lanza al precipicio a ayudar a Kiara, pero al mismo tiempo, los troncos que detenían el flujo del río ceden, y un enorme torrente amenaza con arrastrarlos a todos. Kiara mientras tanto ofrece ayuda a Zira, pero esta, lejos de aceptar, intenta derribar a Kiara. Finalmente, Zira parece reconsiderarlo pero ya era tarde; se le resbalan las garras en la roca y Zira cae al río, donde finalmente desaparece, ante la mirada de dolor de Kovu, pero de orgullo por parte de Simba, quién ha presenciado el valiente acto de su hija.

La guerra entre las dos manadas por fín ha terminado, y Simba declara que todos vuelven a estar unidos. En la Roca del Rey y con ambas manadas unidas, Kiara y Kovu se casan y estos junto a Simba y Nala, rugen junto con todos los leones, en lo alto de la Roca del Rey, continuando con el Ciclo de la Vida. Finalmente el espíritu de Mufasa le susurra al oído "Bien hecho, hijo mío. Somos uno".

Fuente

__________
avatar
Wisteria
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 23/04/2016
Localización : En una parte del mundo

http://hakuna-matata.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.